11 de septiembre de 2006

¡Salado!


Esta pasada semana he estado ausente. La razón: una semana de vacaciones en Santander con mis amigos.
Las jornadas maratonianas de playa (San Juan de la Canal, Covachos, Valdearenas o Liencres) han estado acompañadas de almuerzos playeros en forma de ensaladas de pasta, ensaladilla sándwich y melón. Sin olvidar otros aperitivos no tan saludables.

Todo el mundo sabe que el vuelta y vuelta y la lectura en la playa es trabajo duro. Con el fin de recuperar sales minerales cenamos en el "Restaurante Las Olas" (En Monte, con vistas a la playa de la Maruca). Nécoras, gambas a la plancha y una parrillada de pescado fresquísimo. ¡No se puede pedir más a unas vacaciones!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

yo creo que recordaré más tu salsa para los spaghettis que las nécoras...aunque tampoco eran mancas!!
Yo es que soy así de sencillo!
yo

milcoloresmil dijo...

¡¡Contigo da gusto ponerse el delantal!! Las dos cocineras de las vacaciones disfrutamos mucho ; )

Anónimo dijo...

A los habituales de este blog he de deciros que lo único malo que tiene internet es que no podéis saborear las delicias que emanan de las manitas de su autora... Y remato el peloteo diciendo que da gusto aprender de su sapiencia culinaria!! Menudas vacaciones, menudo pescado, menudas nécoras y menudas gambas!!!!!!!!!!
Yo misma ;-)

milcoloresmil dijo...

Los amigos...poco objetivos pero taaaan majetes !!!
Gracias por sacarme los colores ; )

Boca Dorada dijo...

¡Que bueno! Marisquito y playa, así da gusto. Sí señora.